Venezolanos en el Exterior

82

Venezolanos en el Exterior

A todos y cada uno de los venezolanos que están en el exterior, les traigo una sugerencia que quizás para muchos es solo un recordatorio y para otros un tema en el cual no han prestado la atención necesaria. Cuando salieron de Venezuela, uno de los motivos, por el cual se iban era ver la desunión que existe entre los pobladores, en cuanto al inconveniente existente y a cada rato lo refieren. Sin embargo, pregúntense unos minutos cuál es su reacción cuando ven a otro venezolano que llega al espacio que ahora ha elegido como su nuevo hogar. Es de alegría, unión o bien por el contrario, apatía y también indiferencia.

Todo el que llega a un lugar nuevo y ignoto, buscase algo que le sea familiar y en ese momento, un venezolano en el exterior que ve a otro venezolano, que nunca ha visto en su vida, lo siente familia y siente protección. Esta reacción, es normal, es de humanos. No hay pues sentirse mal, tanto el que llega como el que ya estaba allí. Lo anormal es no entender que, una actitud indiferente hacia tu hermano fue precisamente lo que produjo la debacle existente en Venezuela. Cuando ves a otro venezolano sientas rechazo o piensas que te puede quitar algo o simplemente no quieres verlo porque te recuerda lo que hoy tanto rechazas? Esa no es la actitud.

También se entiende que una persona que está llegando a otro sitio y todavía no tiene nada estable que ofrecer, no pueda ayudar a otro. Sin embargo, no todo es material, hay una parte social, de amistad, de compañerismo, que es tan esencial como ofrecer un plato de comida. Es tenderle la mano amiga, a fin de que no se sienta solo. Sí, es cierto, hay venezolanos que llegan pensando que se trajeron el espacio que tenían en Venezuela y creen que todo está servido, puesto que a ese es al que más ayuda hay que darle, porque cuando lúcida a la realidad, se siente muy frustrado y no sabrá que hacer.

No se abandonen entre sí, no se vejen, ni se denigren, al contrario, si dentro del país no consiguieron la unión para generar y demandar las condiciones de vida que deseaban, ahora que están en otras latitudes, no vuelvan a caer en los fallos pasados, puesto que irán por el planeta de punta a punta y no van a saber por qué no consiguen sus objetivos.

Es razonable que quieran interaccionar de forma precisa y oportuna con el nativo, pero si a tu paso te consigues a un venezolano, siente orgullo, siente alegría. Tus raíces no las puedes perder y mucho menos despreciar. No hagas del árbol caído, leña. No siempre y en toda circunstancia Venezuela va a estar así. Recuerda tu buscas oportunidades, pero no eres oportunista. Tú estas ofertando al país donde llegas, razones a fin de que quiera cobijarte y quedarse contigo. Qué país puede querer a alguien que rechaza a su gente, lo admitiera si le es rentable pero produjera sospechas.

Sabemos asimismo, que no tenemos cultura de inmigrantes que aprendemos a vivir fuera de nuestro territorio, por tanto, ya no somos turistas. Sin embargo, no hay razón para sentirnos mal o bien menospreciados ni muchísimo menos menospreciar a nuestros hermanos. Hay una tarea muy resaltante en cada venezolano que está en el exterior, además de buscar mejor calidad de vida, que se refiere a la meta individual, también hay una meta colectiva, que es ser mejores personas, ser la prueba viviente de que las imágenes que ven en el mundo de corrupción, precariedad e inmoralidad, no corresponde al gentilicio nacional. Que estos casos, son excepciones, los que no se detuvo a tiempo. Hay que llevar al mundo entero, la verdadera imagen de un venezolano, la que es de gente buena y servicial, que se aman entre sí. Y todo comienza en el momento en que un nativo conoce a un venezolano y ve el género de persona diferente, ve a alguien que cuando ve a un hermano le extiende su mano espléndida. Les reitero, ahora donde desee que estén, son la imagen del país, son la imagen de Venezuela. Llévenla con orgullo y sin mucho estruendos, van a ver las preciosas recompensas que van a recibir. Esto es cierto, esto no es utopía. Venezuela es una casa grande, con una sala amplia donde recibe agradecida a sus pobladores y a todo el que llega. No la dejes pasar pena. El día de hoy solo eres un inmigrante de ocasión, mañana serás un ejemplo de nación.

Comments

comments