Ejercicios para calmar el asma

122

El asma es una enfermedad propia del sistema respiratorio, que genera una inflamación crónica de la vía aérea. La raíz del trastorno es compleja e implica obstrucción intermitente de las vías respiratorias, inflamación y también hiperreactividad en exactamente las mismas. Hoy os proponemos ciertos ejercicios para calmar el asma desde nuestro blog de Salud.

Cuando el sujeto sufre un ataque de asma los músculos que rodean sus vías respiratorias se ponen en tensión y el recubrimiento de los tubos se hincha, con lo que el aire que podría pasar en estado normal se reduce.

Cómo tratar el asma

Los tratamientos para el asma que existen tienen por objetivos finales controlar la inflamación, asistir al enfermo a que pueda llevar una vida lo más normal posible y eludir que le afecten las substancias que desencadenan los ataques. Hoy nos podemos hallar con dos tipos de medicamentos para tratar nuestro asma:

-De control: Su utilización de prolonga en el tempo y son útiles para aquellos que sufren un asma moderado o grave. A fin de que hagan efecto debemos tomarlo día tras día, incluso si no hemos sufrido ningún ataque.

-De alivio: Asimismo se conocen como fármacos de rescate en tanto que se consumen cuando estamos en medio de un ataque. O sea, cuando tenemos inconvenientes para respirar, tosemos en exceso, jadeamos, etc. En ocasiones asimismo se recomienda su empleo ya antes de efectuar alguna actividad deportiva, de manera que prevengamos esos síntomas.

¿Qué ejercicios son más saludables para calmar el asma?

Entonces… ¿Es bueno que un asmático haga ejercicio? Desde entonces, para cualquier persona es sano practicar deporte, aunque un asmático debe tener en consideración que hay unos ejercicios mejores que otros en lo que se refiere a su enfermedad. Esto es pues cada uno de ellos precisa una cantidad de oxígeno diferente, y cuanto menos le demande será mejor para la persona que lo padece. Vamos a ver qué género de ejercicios y deportes son más ventajosos y seguros para un asmático.

-Natación: El ambiente húmedo y caluroso de las piscinas es idóneo para eludir los síntomas de las crisis respiratorias. Podremos ejercitar nuestros pulmones y ponernos en forma.

-Yoga: El hecho de que se practique en espacios cerrados favorece que no se produzcan ataques. Logrará que relajes tu cuerpo y respires relajadamente. Además, vas a poder aprender a dominar tu cuerpo cuando se produzca la crisis.

-Caminar: Media hora al día será perfecta una camin para mantener la línea y, sin embargo, no hacer grandes esfuerzos. La clave no es otra que no forzar. Si crees que fuera preciso emplea una mascarilla para evitar que factores externos arruinen tu travesía.

-Ciclismo: Aunque la señalamos como una actividad buena debemos dejar claro que un asmático no debe desarrollarla a lo largo de mucho tiempo ni con dureza, si no que cosechará frutos practicando ciclismo montando a lo largo de cortos periodos. Como en el caso precedente, plantéate la necesidad de emplear una mascarilla.

-Pesas: Debemos meditar en sesiones adecuadas al diagnóstico de cada uno. Con ejercitarse tres veces a la semana en días alternos será suficiente. En cuanto a la rutina a llevar, lo idóneo es hacer ejercicios muy variables y por norma general de acción local, esto es, que se centren en determinados músculos.

-Voleibol: Lo mejor de esta disciplina es que es un ejercicio que combina momentos de máxima aportación de energía con otros más sosegados que requieren menos actividad, lo cual es idóneo para los asmáticos.

-Golf: Es un deporte sosegado, que no demanda exceder los límites físicos, con lo que se hace portaestandarte de los asmáticos.

-Kárate: Es un deporte que suma dos factores muy ventajosos. En primer lugar, se realiza en espacios interiores, lo que nos distancia de los factores externos negativos. Y seguidamente, combina instantes de gran esfuerzo con otros de menor.

-Ballet: Como en el caso anterior, se practica en el interior y no requiere una energía prolongada en el tiempo. Además de esto, en este deporte se presta singular atención a los estiramientos, lo que lo hace aún más indicado.

-Esgrima: Una vez más nos hallamos con un deporte interior que no está sujeto a grandes sacrificios, si no que requiere cierta intensidad de forma intermitente.

Comments

comments