225 litros de orina en todos y cada piscina olímpica: la ciencia termina de descubrir algo que probablemente no queríamos saber

69

Es hora de decirlo: la gente hace pis en las piscinas. Todos lo sospechábamos (alguno, incluso, lo sospechaba de primera mano), pero hasta el momento era muy difícil confirmarlo. El producto químico que tiñe de colores el agua de la piscina es una historia legendaria urbana y, en cuanto al resto, hasta ahora no conocíamos ninguna forma de apreciar la cantidad de orina disuelta en el agua de una piscina.

Pero ahora, unos científicos canadienses han encontrado una forma de calcularlo y sus resultados han confirmado nuestras sospechas con total claridad (no como el agua de las piscinas). Ya nunca volveremos a mirar a los bañistas como anteriormente.

Tras el indicio de la orina

La prueba es sencillísima y se basa en los niveles de acesulfamo potásico del agua de las piscinas. El Y también-950, como también se conoce, es un edulcorante artificial que se halla en muchos comestibles procesados y se expulsa por la orina sin alterarse.

Los jacuzzis de los hoteles tienen hasta 3 veces más orina que las piscinas

Usando la cantidad media de Y también-950 en orina en el país de Norteamérica, los investigadores podían querer, de forma aproximada, cuánta orina se había vertido en cada piscina. La muestra es, evidentemente, escasa, mas los datos son asoladores.

Los investigadores controlaron varias piscinas públicas canadienses para revisar su efectividad. Conforme sus conclusiones, en una piscina olímpica media se vierten 225 litros de orina. En 3 semanas. Asimismo monitorizaron ocho jacuzzis públicos y los resultados fueron mucho peores: había jacuzzis con hasta tres veces más orina que la peor de las piscinas.

¿Es un inconveniente?

No, no es un inconveniente muy grave por múltiples motivos: son cifras atractivas, pero pequeñas si tenemos en consideración que una piscina olímpica tiene más de un par de millones de litros de agua. Y, sobre todo, pues la orina es estéril. Salvo infección, no tiene por qué presentar inconvenientes.

No obstante, empieza a haber evidencias de que algunos de los compuestos de la orina pueden reaccionar con ciertos desinfectantes y generar irritación de ojos o inconvenientes respiratorios. No está claro y es un tema que debe investigarse con profundidad, mas técnicas fáciles como estas pueden ayudarnos a comprender mejor hasta qué punto la orina empeora el agua de nuestras piscinas y jacuzzis.

Comments

comments