Este programa informático de mil novecientos cincuenta y ocho sigue empleándose el día de hoy en día: reemplazarlo sería demasiado caro

162

Hoy en día las aplicaciones para ordenadores de sobremesa y portátiles han dado paso a aplicaciones móviles que inundan nuestros móviles, pero la longevidad de esas soluciones es limitada, algo que nos lleva a preguntarnos una cuestión curiosa: ¿cuál es el programa informático más viejo y que todavía está en empleo?

La contestación nos lleva al Departamento de Defensa de los USA, donde en 1958 se desarrolló una aplicación encargada de gestionar los contratos de los servicios para la administración. Aquel programa se desarrolló en COBOL, y es tan complejo y vital que sigue marchando actualmente prácticamente de la misma manera que hace sesenta años.

Demasiado caro para sustituirlo

El llamado Mechanization of Contract Administration Services (MOCAS) apareció incluso dos años de que COBOL estuviese aprobado formalmente como lenguaje. Cuando se empezó a utilizar ni siquiera se utilizaba una pantalla y un teclado, sino tarjetas perforadas que eran la forma tradicional de efectuar la entrada de datos en los ordenadores.

Este programa informático de mil novecientos cincuenta y ocho sigue empleándose el día de hoy en día: reemplazarlo sería demasiado caroEste programa informático de mil novecientos cincuenta y ocho sigue empleándose el día de hoy en día: reemplazarlo sería demasiado caro

Aquel sistema consiguió irse adaptando a los nuevos tiempos… aproximadamente. En las próximas décadas se amoldó el programa para que funcionará en terminales de fósforo verde”, como las que en nuestros días se emplean en determinadas aerolíneas, agencias de viajes, bancos o bien empresa de telecomunicaciones.

Hoy en día se ha hecho que MOCAS sea algo más usable conectándolo a una interfaz web con la que es posible controlar la aplicación, pero el sistema sigue siendo completamente vital: con él se gestionan uno con tres billones (con b de billón de España) de dólares americanos en obligaciones, y trescientos cuarenta contratos. El servidor en el que se ejecuta es modesto: un IBM dos mil noventa y ocho Y también-diez de dos mil ocho con 8 GB de RAM cuya potencia de proceso es de trescientos noventa y ocho MIPS.

El gobierno de los E.U. prosigue intentando sustituir esta aplicación por una opción alternativa más moderna, mas los sacrificios pasados han hecho que de momento no sea factible esa opción: sería demasiado costoso y cualquier sistema debería solapar su ejecución perfectamente con la de esta aplicación para evitar que un ambiente crítico como este tuviera inconvenientes.

¿El espacio, la última frontera?

Aunque apareció casi veinte años después, hay cuando menos otro programa informático digno de mencionarse en este repaso: el que se prosigue ejecutando hoy día en las sondas Voyager 1 y Voyager 2, lanzadas por la NASA en 1977 y que hoy día ya prosiguen explorando zonas del espacio a las que jamás se había llegado.

Este programa informático de mil novecientos cincuenta y ocho sigue empleándose el día de hoy en día: reemplazarlo sería demasiado caroEste programa informático de mil novecientos cincuenta y ocho sigue empleándose el día de hoy en día: reemplazarlo sería demasiado caro

Ambas naves son casi idénticas aun en su conjunto de tres ordenadores en los que se encuentra el subsistema de datos de vuelo, el de la computadora de comandos y el de control de actitud y articulación”. Estos sistemas consiguen que siga habiendo comunicación con la Tierra y que los instrumentos científicos funcionen.

El software de las sondas Voyager ha recibido actualizaciones que podríamos casi calificar como OTA a lo grande”, mas dichas mejoras han sido reducidas, algo lógico teniendo en cuenta que la memoria de estos ordenadores de a bordo se reducía a 70 KB. Se espera que estas sondas prosigan marchando hasta 2025: en torno a ese instante van a dejar de comunicarse con nuestro planeta, pero quién sabe cuánto más seguirán marchando esos programas.

Comments

comments