“Lo hacen muy mal” [Por Leopoldo Puchi]

69

La visión expuesta por Trump es distinta a la de sus antecesores, que estimaban que E.U. podía intervenir en otros países sin que priven los asuntos de soberanía

Hay dos afirmaciones del presidente estadounidense, Donald Trump, que pudiesen indicar cuál va a ser el rumbo político que adoptará claramente en relación con este país. La primera, de su reciente mensaje al Congreso: Respetamos la soberanía de los países, mas tienen que respetar la nuestra. Mi trabajo no es ser representante del mundo, sino del pueblo”.

La segunda, un comentario realizado en la antesala de la sesión con el presidente de Perú, Pedro Pablo Kuczynski: Tenemos un inconveniente con Venezuela, lo están haciendo muy mal”.

Estas dos afirmaciones, que se entiende que reflejan el pensamiento Trump, pudieran muy bien servir de base para las conversaciones y el reinicio de nuevas relaciones que apunten a estrechar lazos de cooperación en diferentes áreas. Para este fin, el primer paso que debería dar Trump es designar un emisario personal para discutir el tema con una agenda viable y realista.

Hay que destacar que en su discurso Trump situó el concepto de soberanía como un eje de las relaciones internacionales y, sobre todo, habría que destacar que charló del respeto de la soberanía de los otros países.

Simplemente tomando en cuenta este punto, bastaría para que las relaciones entre Caracas y Washington mejoraran. Trump ha puesto como condición que se respete la soberanía de su país, asunto que no está en discusión: Venezuela no es una amenaza, alén de las estupideces que se digan, ni ha tomado acciones que violen la soberanía estadounidense. Hasta Barack Obama lo ha expresado de esta forma.

Si se respeta la soberanía de otros países, en un caso así de Venezuela, el Congreso estadounidense debería proceder a derogar la llamada Ley de protección de la sociedad civil venezolana, puesto que, como se sabe, la protección del territorio y de la población sólo corresponde a los Estados respectivos de cada nación. Es lo elemental de la soberanía.

La otra aseveración de Trump, Venezuela lo está haciendo muy mal”, es una opinión que no tiene por qué entorpecer las relaciones. Mucha gente, dentro y fuera, piensa de esta forma. Cualquiera puede pensar que la gestión o las políticas públicas de otro país van muy mal” y que esto representa un problema”. También son numerosas las personas y los gobernantes que consideran que Trump lo hace muy mal”, lo que es un problema” para todos.

Sea esto falso o cierto, grave o bien leve, lo que no puede aceptar USA, por respeto a la soberanía”, es que gobiernos extranjeros arreglen” sus problemas internos. Tampoco Venezuela.

La visión expuesta por Trump es diferente a la de sus predecesores, que consideraban que E.U. podía intervenir en otros países sin que priven los asuntos de soberanía y sin que la soberanía propia estuviera conminada. Ahora, está por verse si Trump cumplirá con el compromiso adquirido frente al Congreso o si sus palabras se las llevará el viento. Por el momento, los pasos que ha dado van en un sentido contrario a sus declaraciones. Del dicho al hecho, hay un largo recorrido.

Comments

comments